Acnur: Todos los venezolanos en Perú cayeron en pobreza

94% de los venezolanos en el Perú trabajaba en el sector informal de la economía, y con las restricciones, el cierre del comercio y el aislamiento, los recursos del día a día se terminaron.


La gran mayoría de los venezolanos que se encuentran en el Perú está bajo el umbral de la pobreza, luego de lo enfrentado durante toda la emergencia por el Coronavirus en este país.

De acuerdo con Federico Agusti, representante de del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en el Perú (ACNUR), la gran mayoría de los migrantes que lograron establecerse, poder estar en un trabajo estable o crear un negocio próspero durante todos estos años de fuerte oleada migratoria en Perú, han sido duramente afectados económicamente en este periodo.

“Algunos tenían algunos recursos, pero hoy en día esos recursos son mínimos. Diría que hoy prácticamente en su totalidad cayeron en pobreza, en términos de ingresos monetarios porque estamos en el día 80 de la cuarentena y para ciertos sectores es difícil mantenerse a flote, igual que muchos peruanos que se ven golpeados por una situación que nadie esperaba”, dijo al ser consultado por RPP.

Agusti explica que cerca de 94% de los venezolanos en el Perú trabajaba en el sector informal de la economía, y con las restricciones, el cierre del comercio y el aislamiento, los recursos del día a día se terminaron.

Además, “muchos deben acumular deudas” en el pago de su residencia, servicios básicos  u otro algún crédito financiero “porque no pueden generar ingresos”.

También, continuó Agusti, muchos se han apoyado “en la solidaridad de sus connacionales y de la población peruana”.

Reporte de entrega a Venezolanos en Perú

Acnur ha reportado que durante la emergencia el Grupo de Trabajo de Refugiados y Migrantes (R4V), que agrupa 73 organizaciones y que lidera la organización ha distribuido US$ 1.6 millones, 118 mil raciones de comida y entregado kits de alimentos para 6 mil familias, en lo que va de la pandemia.

Sin embargo, para Federico Agusti “es difícil definir cuántas familias venezolanas todavía no han recibido alguna de esa ayuda”.