Inicia proceso de regularización migratoria de venezolanos en Perú

Un gran número de migrantes venezolanos tendrán la oportunidad de tener sus documentos luego de casi 3 años en la irregularidad.


Desde este viernes 9 de julio empezó en Perú el proceso de regularización migratoria de los venezolanos en Perú, con el que se pretende legalizar a más de 350 mil ciudadanos del 1.200.000 que se calcula hacen vida en esta país.

La Superintendencia Nacional de Migraciones en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores impulsa dos instrumentos migratorios. Cada uno dedicado grupos específicos dentro de esta comunidad que esta conformada en una buena parte por ciudadanos con más de 2 años sin documentación.

Carnet de Permiso Temporal de Permanencia

El primero es el Carnet de Permiso Temporal de Permanencia (CPP), un documento que da un estatus migratorio provisional por el periodo de un año. Con este recurso, el venezolano que lo tramite podrá tener acceso a la bancarización, a la educación, a la creación de empresa y al empleo formal. Además, es el primer paso para pedir la residencia legal en el país una vez cese la vigencia del documento.

Según al autoridades migratorias, el CPP está dirigido especialmente aquellos venezolanos y otros extranjeros que ingresaron al Perú de forma irregular y no han podido cambiar el estatus de ilegal. También se quiere regularizar aquellos venezolanos que entraron como turista a la nación y no hicieron ningún tipo de trámite de los que estaban disponibles para ellos en su momento.

Residencia o calidad migratoria humanitaria

La otra vía migratoria es la Residencia o Calidad Migratoria humanitaria, un estatus dirigido especialmente a los solicitantes de refugio o asilo en el Perú, que suman más de 500.000.

En octubre 2018, el Gobierno de Martín Vizcarra decidió suspender la tramitación del Permiso Temporal de Permanencia (PTP), un documento que regularizaba a los venezolanos que llegaron en masa a este país. Los migrantes que intentaban ingresar al Perú, luego de la fecha, no tuvieron otra alternativa que solicitar en las fronteras refugio y protección al Estado peruano.

Ante el colapso de los sistemas de recepción de solicitudes y el riguroso y estricto proceso del Perú para otorgar el refugio a un ciudadano extranjero, se decidió suspender las solicitudes en 2019 y dejarlas abiertas para casos de extrema vulnerabilidad.

La gran mayoría de los venezolanos en esta condición han durado más de dos años trabajando dentro del mercado informal peruano. Esto ha impedido el acceso a la salud, la banca y puestos de trabajo que les garantice estabilidad.

Además, desafortunadamente, cuando se pretendía ayudar con esta gran masa de venezolanos con avance en su proceso de refugio, llegó la Pandemia por Coronavirus y suspendió todo lo preparado.

Organizaciones internacionales como la Oficina de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) decidieron trabajar durante la emergencia en un instrumento que estaba en la ley peruana, pero que nunca se había usado.

La Calidad Humanitaria es un estatus migratorio que concede la residencia directa a los solicitantes de refugio. Esta se otorga a través de un carnet de extranjería, un documento le da acceso completo a los servicios básicos del Estado, como la salud, la creación de empresa y hasta a elegir o ser elegidos como autoridades municipales luego de dos años.



¿Por qué solo 350.000 venezolanos si son más de un millón?

De acuerdo con datos de Migraciones más de 465.000 venezolanos en el Perú están regulares en este país, es decir 38.75%.

Para revertir esta situación, en el primer trimestre de 2021 se inició un proceso de registro con el que se quería tener información de todos los migrantes irregulares. A este fueron llamados extranjeros indiferentemente de su nacionalidad y también a los solicitantes de refugio.

La llamada «preinscripción migratoria» era de carácter obligatorio para entrar en lo que hoy es la regularización, pero muchos de los convocados no acudieron al llamado por tener miedo a persecuciones por parte del Gobierno peruano, reconoció la superintendente Roxana del Águila en un webinar llevado a cabo en mayo.

En total más de 350.000 ciudadanos se registraron, la mitad de la proyección de 700.000 personas que aspiraba alcanzar Migraciones. La meta no se alcanzó pese a extenderse dos veces el periodo de registro y anunciar que los que se preinscribieran iban a ser añadidos al padrón universal de vacunación contra el Covid-19.

¿Cómo será el proceso de regularización de venezolanos?

Ambos procesos serán de forma virtual. El CPP se tramitará en una plataforma en la que el usuario podrá tomarse su fotografía y sus huellas dactilares.

Mientras que la residencia humanitaria será entregada digitalmente por la Cancillería peruana para que luego el beneficiario solicite gratuitamente su carnet de extranjería a Migraciones.

Las multas

Una de las preocupaciones dentro de la comunidad venezolana en el Perú es el pago de multas por exceso de permanencia. Pese a ser una migración calificada, la gran mayoría aún no genera los ingresos necesarios para pagar más allá del costo de un alquiler de vivienda, la alimentación y las remesas que se envían a Venezuela.

La sanción por exceso de permanencia en el país es de S./4.3 soles (Un poco más de un dólar) por día transcurrido. Afortunadamente para este grupo el Gobierno peruano decidió suspender la acumulación durante el Estado de Emergencia contra el Coronavirus. El periodo empezó el 16 de marzo de 2020 y aún se mantiene vigente.

Por ejemplo, un venezolano que entró el 1 de enero de 2019 con una permanencia de 180 días, debería pagar por multa un total aproximadamente S./1600 (421 dólares)

Un estudio hecho en Lima por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo reveló que el 84.1 % de los venezolanos en la capital gana en promedio S./1000 (236 dólares) y el 76,9 % trabaja más de 8 horas diarias.